ARBOLES


La visión absoluta
y la visión relativa,
¿dónde está la mente verdadera?.

En invierno
los árboles aguardan,
para jugar con el viento.


  
Cuando floreces
intentas decirme algo,
aunque tan solo escucho
el murmullo del
viento de los últimos fríos.

Bajo el inmenso sol,
me ofreces tu sombra
como un bodhisattva solitario.
Solo gratitud.

La niebla,
una roca, un árbol...
se abre poco a poco
el vacío.
 
Invierno,
una tarde soleada,
pero esta noche
que te coja Dios en casa.
 
Su sombra
protege una puerta
que siempre está cerrada.