EL MAR


Yo no tomé esta fotografía,
fueron el cielo y el mar
quienes me tomaron a mí.

Sobre la oscuridad
la tenue luz muestra el islote
cabe aún con más hermosura.

Atardecer sombrío,
el mar
grita aún más.

Caminar,
no con el objeto de llegar,
cada paso
es el momento presente.

Aguas en calma,
incluso la palmera
se remoja.

Soledad,
quietud,
paz.
No quiero más.
  
Se extingue el día
pero no el graznido
de las gaviotas.

Al atardecer,
los pájaros anidan,
los peces lloran.

Bajo el último sol
la sombra se alarga
hasta la luna.

 Reflejo de mis sueños,
la realidad
es tan parecida...
      
   



     
 
[ir arriba]